UN LIBRO PIRATA DEL SIGLO XlX: ARREGLO DE CAMINOS VECINALES

      Aunque no se trata exactamente de un libro pirata tal como lo entendemos hoy en día se puede decir que este pequeño libro tiene cierto encanto que comparte con la piratería actual. En el año 1845, las fotocopiadoras ni siquiera habían sido soñadas y lo que más se acercaba a la  filosofía de la piratería moderna era la copia y distribución de libros prohibidos. El Concilio de Trento intentó poner límites a la difusión de las “malas lecturas” creando la Sagrada Congregación del Índice: Un recopilatorio de todos los libros prohibidos  que  suponía una condena para un montón de obras y para sus  autores.  No es el caso de este pequeño libro. La necesidad de conseguir un ejemplar de la obra original y/o la falta de la misma da lugar a una laboriosa tarea de copiado a pluma utilizando el original en poder de una imprenta de Coruña. 

COPIA DE REGLAMENTO PARA LA REPARACIÓN Y CONSERVACIÓN DE LAS VEREDAS PRINCIPALES Y CAMINOS VECINALES O TRANSVERSALES DE LA PROVINCIA. ACOMPAÑADA DE UNA INSTRUCCIÓN FACULTATIVA PARA LAS OBRAS QUE DEBEN EJECUTARSE. 

SE HALLA EN LA CORUÑA EN LA IMPRENTA DE DON DOMINGO PUGA.  AÑO DE 1845.

PORTADA

PORTADA

En el año 1845 reinaba en España Dña. Isabel ll bajo cuyo mandato se promulgó la Constitución española de 1845 que le confería amplias prerrogativas a la Corona. Se pone en entredicho la separación de poderes.  La libertad de prensa y el Sufragio Universal son limitados y en su artículo número 11 declara a la Religión Católica como la religión de la Nación y que el Estado está obligado a sufragar el mantenimiento del culto. En el año 1851 se firma un Concordato entre España y la Santa Sede en el que queda clara la confesionalidad del Estado Español:

Art. 1: La Religión católica, apostólica, romana, que con exclusión de cualquiera otro culto continúa siendo la única de la nación española, se conservará siempre en los dominios de S.M. Católica con todos los derechos y prerrogativas de que debe gozar según la ley de Dios y lo dispuesto por los sagrados cánones.   

COPIA REGLAMENTO. (2)

COPIA REGLAMENTO. (2)

Este reglamento se desarrolló en los años posteriores y pretendía solucionar el grave problema de la falta de infraestructuras viarias así como el  mantenimiento y conservación de las vías principales, travesías y veredas en la Provincia de A Coruña. Tengo constancia de que a partir de noviembre de 1851 se llevan a cabo una serie de obras públicas que afectan a varios Ayuntamientos de A Costa da Morte. Como aún no me he puesto de acuerdo conmigo mismo sobre  la forma de enfocar este tema, prefiero dejarlo para otro post y centrarme exclusivamente en el curioso librito que recoge la normativa que habría de regular todo el funcionamiento de la administración para llevar a buen fin los trabajos de mejora en el rural gallego.

3-4

3-4

TRANSCRIPCIÓN:

REGLAMENTO:

ARTÍCULO 1º: La composición de las veredas principales de comunicación entre los pueblos de la Provincia y los caminos vecinales o transversales de cada distrito Municipal es una carga obligatoria a todos los vecinos y moradores de los pueblos, sin distinción de clases, no sólo para concurrir con sus personas sino con los carros y yuntas si fuesen necesarios. Exceptuarase sin embargo los notoriamente impedidos y enfermos a quienes sus facultades no permitan poner un criado o sustituto a juicio del Ayuntamiento; los vecinos que pasen de 60 años de edad en iguales circunstancias que los anteriores; los individuos de ayuntamiento mientras lo son y los Inspectores y Capataces nombrados para dirigir y echar las obras que se ejecuten. A los Eclesiásticos no se les permitirá concurrir a los trabajos personalmente pero se les obligará a poner en su lugar otra persona o pagar la cantidad que se estipulará por vía de sustitución.

ARTÍCULO 2º: El servicio personal de concurrir a la reparación de los caminos podrá redimirse cada vez por 3 reales de vellón y el de los carros con yunta por ocho reales; estas cantidades ingresarán en poder de la persona que nombre el Ayuntamiento la cual llevará nota formal de las que recauden y de la de los sujetos que las entreguen para rendir a su debido tiempo cuenta justificada de su inversión: La intervención de estos fondos estará a cargo del Inspector de Distrito y Ayuntamiento respectivo.

ARTÍCULO 3º: La falta de asistencia a estos trabajos será castigada con la multa de 3 reales por persona y 8 reales por cada carro con yunta y proporcionalmente de 1 a ½ si asistiesen al medio trabajo. Estas multas se impondrán por los Inspectores delegados míos en los distritos en virtud de los partes que les den los capataces y previa averiguación; Ingresarán en poder del depositario nombrado por el Ayuntamiento: Si el multado se resistiese a su pago los Inspectores impetrarán la autoridad del Ayuntamiento a quienes competerá averiguarlo por los medios de coacción que la ley les concede y si aquellos funcionarios no encontrasen en la autoridad local la cooperación que es natural y a que dicha ley obliga me daran cuenta luego para acordar en su vista lo que crea más conveniente.

ARTÍCULO 4º: Los vecinos que tengan yunta y carro están obligados a concurrir con uno y otro siempre que les corresponda de turno y así se les prevenga por el Inspector o por el capataz con la debida autorización de aquel; Más el día que presten este servicio estarán exentos de enviar a las obras de caminos más individuos de la familia que el que conduce el carro.

5-6

5-6

ARTÍCULO 5º: Las quejas de los vecinos contra el Capataz se elevarán al Inspector, el cual previa una indagación verbal resolverá con estricta sujeción a justicia castigando al capataz con apercibimiento o con una multa igual a la señalada en el artículo 3º a los que faltasen a los trabajos; Si la queja versase sobre daño leve y a la indemnización de perjuicios y privación del cargo de Capataz si así lo requirieren las circunstancias especiales de la ocasión, pero en este último caso se procederá con acuerdo del ayuntamiento dándose cuenta inmediatamente por este mismo orden las quejan que hayan de producirse contra los Inspectores se presentarán en este Gobierno Político y procuraré deliberar sobre ellas oyendo siempre al Ayuntamiento constitucional del distrito.

ARTÍCULO 6º: El cargo de Inspector de Distrito es honorífico y gratuito y puede renunciarse pero una vez aceptado la persona nombrada contrae la obligación de llevar sus funciones sujetándose a las órdenes que yo le comunique y a la responsabilidad que haya lugar por la falta de cumplimiento a mi consideración que da el tratarles en los asuntos de su comisión con el decoro y circunspección a que son acreedores por su noble desprendimiento a favor de los intereses del público.

ARTÍCULO 7º:  SUS OBLIGACIONES SERÁN:

  1º) Inspeccionar las obras en los días de la semana que le sea posible en especial en los de trabajo, dándole la debida dirección con arreglo a la Institución facultativa que se pondera a continuación de este reglamento.

2º) Designar los días de trabajo con la debida anticipación teniendo presente lo prevenido en los artículos 11 y 12 de este reglamento.

3º) Hacer que los capataces cumplan con exactitud las órdenes que ellos les comuniquen imponiendo tanto a estos como a los trabajadores las multas de que tratan los artículos 3º y 5º.

4º) Repartir las secciones de operarios del modo y forma que juzguen más conveniente conciliando la necesidad de la pronta recomposición de los caminos más urgentes con el interés y comodidad de los vecinos que desde sus hogares deben concurrir al sitio de las obras.

5º) Separar de sus cargos a los capataces que no desempeñen con el celo, exactitud y conocimiento que se requieran y nombrar otros en su lugar que tengan esta circunstancia.

6º) Llevar un registro de las obras que se efectuen en un distrito a fin de poder darme cada tres meses un estado de los adelantos en esta forma:

-Varas lineales abiertas de nuevo en caminos de carril. Idem de composición.

-Varas lineales abiertas de nuevo en camino de herradura. Idem de composición.

-Puentes hechos de nuevo. Idem compuestos.

-Al cantasillar hechas de nuevo. Idem compuestas.

-Varas lineales de calzada hecha de nuevo. Idem compuestas.

Jornales que han trabajado en las obras todo el trimestre, tanto de carros como de caballerías, de obreros y de meros jornaleros.

7º) Proponerme lo que juzguen necesario cuando hubiese obras de puentes u otras difíciles para las cuales no bastasen los medios de este reglamento a hacerlos cómodos y transitables a cuio efecto se pondrán de acuerdo con el Ayuntamiento y me propondrán previo expediente que se instruirá, los arbitrios y recursos que puedan aplicarse para la reparación o construcción de la obra sin perjuicio del parte que inmediatamente mandará el Inspector.

8) Procurar en la designación de los trabajos que estos se acomoden en cuanto sea posible a la capacidad, genio y robustez de cada uno.

9) Formar de antemano una lista por secciones de los individuos que deben concurrir a las obras con expresión de los instrumentos que cada uno posea para poder emplearlos según más convenga dando al respectivo capataz las instrucciones al efecto. Con igual objeto formará otro de los que tienen yunta y carro.

10) Demarcar los trabajos que deben hacerse por medio de mojones vastos al intento y dar las instrucciones necesarias arregladas en cuanto a lo que va a continuación de este reglamento, sin perjuicio de adoptar las que juzgue conveniente según la localidad de cada distrito, siempre que no varíen aquellas en su esencia.

11) Ponerse de acuerdo con los Inspectores limítrofes, cuando así convenga para llevar a cabo alguna obra para cuya ejecución fuese necesaria la reunión de dos o más Inspectores y en caso de no encontrar la cooperación que es de esperar me dará cuenta bien circunstanciada para en su vista determinar yo lo más útil y conducente.

12) Formar una nota detallada de los instrumentos que crea indispensables deba poseer el distrito de los que carezcan los labradores y me la presentará a fin de dar orden al Ayuntamiento para su adquisición.

13) Llevar una debida intervención de los fondos que por multas o sustitución del trabajo ingresen en poder del depositario.

14) Por último adoptarán por sí y de acuerdo con el Ayuntamiento en su caso, cuantas medidas les sufriera su celo y tengan por objeto mejorar el mal estado de las comunicaciones interiores y me propondrán oportunamente las que crean convenientes y que no estén en el círculo de sus atribuciones ni en la de la Corporación Municipal, bien persuadidos de que no habrá dificultad que yo no haga lo posible por superar con tal que logre con el tiempo ver razonados mis esfuerzos en la importante tarea que me he propuesto en bien de mis administrados.

7-8

7-8

ARTÍCULO 8º: Cada Distrito Municipal estará a cargo del Inspector y Director de obras que voy a designar el cual cuidará del cumplimiento de este reglamento y ejecutará cuantas órdenes yo le comunique concernientes a tan importante servicio.

ARTÍCULO 9º: Tan pronto como los Ayuntamientos o Inspectores reciban este Reglamento procederán de acuerdo en sesión extraordinaria que se celebrará para este objeto, a dividir los distritos en secciones de cien vecinos cada una entre los cuales elegirá el Inspector un capataz primero y otro segundo que les dirija y estén al frente de cada sección sujeto en un todo a sus órdenes para lo cual le confiero la facultad de nombrarlos y separarlos del cargo cuando así convenga al interés del servicio dándome cuenta en uno y otro caso para mi gobierno. Del número de secciones que se designen en cada distrito y nombre de los capataces que se elijan me darán aviso los Inspectores con la brevedad posible.

ARTÍCULO 10º: Las obligaciones de estos capataces son las siguientes:

1) Cumplir las órdenes relativas a este servicio que le comunique el Inspector a quién obedecerán y respetarán en estos actos como delegados de mi autoridad.

2) Convocar a los individuos de su sección para los trabajos con 24 horas de anticipación designándoles los sitios donde hayan de concurrir, inscribiéndolos con arreglo a las instrucciones que hubieran recibido del Inspector.

3) A la hora señalada para dar principio, esté o no presente el Inspector pasará lista a los concurrentes y dará a aquel parte de los que hubieren faltado para los efectos que estime convenientes. Para este objeto tendrá una nota exacta de todos los individuos de su sección que estén obligados a concurrir con expresión de los que deben asistir personalmente, los que ponen sustituto, o los que redimen este trabajo con una indemnización pecuniaria.

4) Recogerá en el mismo día las cantidades de los que se hallen en los últimos casos y las entregará al Inspector con una nota en la que consten el nombre y apellido del vecino que las satisface, por cuyo conducto pasarán inmediatamente con otra nota al depositario nombrado por el Ayuntamiento; Del mismo modo será obligación suya cobrar las multas impuestas en su sección por el Inspector y que por los mismos trámites e iguales formalidades pasen a poder del depositario.

5) Será de su cargo recoger después del trabajo y conservar bajo su custodia los instrumentos que pertenecen al Ayuntamiento y que no sean propiedad de los vecinos.

6) Por último, cada día de trabajo, publicará a los individuos de su sección las multas impuestas y que se hayan castigado por faltas cometidas y el nombre de los multados a fin de que sirva de ejemplo a los demás y que viendo la exactitud con que se castigan las faltas procuren asistir con puntualidad y no incurrir en iguales penas. Cuando por enfermedad u otra causa última no pueda concurrir el primer capataz hará sus veces el segundo debiendo aquel darle oportunamente aviso y entregarle las listas e instrumentos, comunicándole las instrucciones que hubiere recibido del Inspector para que pueda cumplirlas: Cuando no tenga lugar esta ausencia, el capataz segundo estará sujeto al primero para obedecerle en cuanto mande como cualquier otro individuo de la sección.

ARTÍCULO 11º: Los trabajos se verificarán un día cada semana designado por el Ayuntamiento, de acuerdo con el Inspector, no siendo domingo ni día festivo. En tiempo de recolección de frutos u otras labores indispensables del campo, podrán suspenderse, pero en este caso se aumentarán los días en las semanas no dedicadas a aquellas labores en términos que no dejen de ocuparse por aquel importante servicio menos de cuatro días en cada mes.

ARTÍCULO 12º: Cuando principiada la obra de una calzada o puente, pudiese temerse que las aguas la deteriorasen dejándola con poca solidez durante los días de trabajo designados en la semana, podrá el Ayuntamiento a propuesta del Inspector mandar la continuación en uno o más días seguidos, siempre y cuando la época no esté dedicada indispensablemente a labores del campo: Para evitar este conflicto, los Inspectores procurarán con el mayor tino posible no emprender ninguna de estas obras que necesiten la continuación de los otros días sino en ocasiones en que pueda salvarse aquel inconveniente y no perjudiquen por este medio los intereses de los labradores.

9-10

9-10

ARTÍCULO 13º: A cuatro clases se reconocen los caminos públicos que abarca este Reglamento:

1) Las veredas principales que conducen de la capital de cada distrito a la de la Provincia.

2) Las que ponen en comunicación los distritos entre sí.

3) Los de servicio parroquial de cada uno de ellos dentro de sus respectivos límites.

4) Los que no tienen otro servicio que dirigir a terrenos y a heredades propios de particulares.

ARTÍCULO 14º: En la elección de las obras que deben ejecutarse se procurará dar preferencia a las veredas o caminos de primera clase; Cuando éstos estuviesen concluidos se pasará a los de segunda y así sucesivamente a las demás clases.

ARTÍCULO 15º: Sirva de regla general que a la composición de las de primera clase deben concurrir todos los del distrito que a juicio del Ayuntamiento, de acuerdo con el Inspector, habiten a distancia bastante para poder llegar a los trabajos con anticipación y regresar a sus hogares después de haber empleado en ellos durante un día nueve horas de trabajo en verano y seis en invierno. Que a los de segunda y tercera clase deben concurrir los vecinos de las Parroquias que correspondan dentro de sus respectivos límites. Y los de cuarta clase han de ser compuestos por sólo los dueños o arrendatarios de las propiedades para cuyo servicio son útiles.

ARTÍCULO 16º: Los caminos principales comprendidos en la primera y segunda clase deberán tener precisamente el ancho de 18 cuartas cuando menos pero en los paisajes comunes o en los que no resulte perjuicio considerable a las heredades contiguas deberá dársele el ensanche hasta 24 cuartas para que puedan rodar en vuelta encontrada y rodar los carruajes con toda comodidad.

ARTÍCULO 17º: Una Comisión del Ayuntamiento y el Inspector de cada distrito reconocerán si algún particular extendió sus propiedades hasta los caminos de un modo que no admita duda y en este caso, dando cuenta a la Corporación, acordará ésta que el Sr. Presidente, previo un pequeño expediente, los mande franquear por el Servicio Público a costa del que usurpó. Si el Inspector no encontrase en este Presidente el apoyo que es de esperar de la Corporación Municipal, me dará cuenta inmediatamente y además de tomar en consideración la falta de Ayuntamiento, me presentaré yo en persona, si necesario fuere para resolver lo oportuno dentro del círculo legal.

11-12

11-12

ARTÍCULO 18º: Cuando no medie usurpación y para dar el ensanche prevenido en el Art. 16 fuere necesario ocupar terreno de particulares el Inspector respectivo dará cuenta circunstanciada al Ayuntamiento, el cual mandará instruir el oportuno expediente con arreglo a la Ley de 17 de julio de 1836, teniendo presente cuanto prescribe su artículo 1º a no ser en aquellos casos que suelen ser muy frecuentes (¿?) en que el propietario cede con gusto y con beneficio del interés público la insignificante porción de terreno que suele ser necesaria para dar algo de ensanche a un camino: En este caso se consultará la voluntad del dueño y constando de oficio su conformidad se evitará la formación de dicho expediente.

ARTÍCULO 19º: Si para la fabricación de algún camino fuera necesaria pólvora o instrumentos a propósito para barrenos y otras labores fuertes cuando el estado de los fondos de multas y sustitución de trabajos no alcanzase en todo el distrito municipal a cubrir aquellas obligaciones se me dará cuenta para resolver en vista lo oportuno.

ARTÍCULO 20º: Compuesto definitivamente un camino los cultivadores de las heredades lindantes con el, que con el plantio y labores de las mismas ocasionen el más leve daño o labren en las escarpadas de dicho camino incurrirán en la multa de 50 a 200 Rv. además de subsanar el perjuicio causado.

ARTÍCULO 21º: Los mismos labradores que al tiempo de cultivar estas heredades dejasen caer en los caminos o en sus cunetas cosa que impida el libre correr de las aguas estarán obligados a su limpieza y reparación.

ARTÍCULO 22º: Los dueños de los mismos no pueden impedir el libre curso de las aguas que provengan de los caminos. En estos casos, de acuerdo con el Ayuntamiento, se procurará siempre dar a esta agua una salida del modo que mejor se concilien los intereses del labrador con los del público.

13-14

13-14

ARTÍCULO 23º: Los Inspectores, a prevención con los Alcaldes cuidarán en sus respectivos distritos y términos jurisdiccionales que el camino y sus márgenes estén libres y desembarazados sin permitir estorbo alguno que obstruya el tránsito público, especialmente las calles de travesía de los pueblos no permitiendo construir fuera del nivel o línea de las casas de dicha calle ningún salidizo como son escaleras de piedra o bancos de mampostería y otros estorbos de esta clase que por lo regular estando fabricados fuera del orden primitivo del edificio y en terreno común impiden el tránsito a los transeúntes y estrechan las distancias de la travesía con grave perjuicio del viajero. Los que hoy en día están construidos ya y se hallan en este caso deberán quitarse inmediatamente por disposición del Ayuntamiento y previa la Instrucción de un expediente.

ARTÍCULO 24º: Siendo el camino una propiedad del público no procederán los particulares hacer acopios en el de materiales, tierras, abonos y estiércoles ni amontonar frutos, mieses ni otra cualquier cosa a no ser que por casos urgentes obtengan antes el permiso del Ayuntamiento: Al que contraviniere se le impondrá una multa de 25 a 30 Rv por la primera vez y doble por la segunda. Estas multas irán al fondo de caminos como las demás.

ARTÍCULO 25º: Tampoco se permitirá sobre el camino y sí solo fuera de sus márgenes poner tinglados o puentes ambulantes para la venta de comestibles, si tanto estas faltas como las anteriores fueran denunciadas a la autoridad por algún particular o alguacil del Ayuntamiento. Las multas que se impongan serán aplicadas mitad al denunciador y la otra mitad para el fondo de caminos.

ARTÍCULO 26º: Este Reglamento e Instrucción principiará a tener efecto luego como sea recibido por los Ayuntamientos e Inspectores.

15-16

15-16

INSTRUCCIÓN FACULTATIVA PARA LAS OBRAS QUE DEBEN EJECUTARSE

La operación más preferente es atacar a martillo las roderas practicadas en peña viva por el uso frecuente de los carros e igualar la parte prominente que dejan las mismas peñas hasta que forme el todo del camino una superficie igual. Rellenar con piedra menuda las paredes pantanosas de fondo alguna vertiente a las laterales.

En los parajes en los que las aguas que fertilizan las tierras lindantes cruzan el camino se ceñirán lo posible a beneficio de badenes de piedra tan suaves que no hagan difícil el tránsito a los carros y acémilas y los pontones que salvan estas arroyadas para uso de los peatones se completarán cuando sea menester con piedras de buen tamaño.

Atacadas las roderas e igualado el pavimiento se practicarán los desmontes laterales que obstruyan o estrechen el camino y la tierra que produzcan se extenderá en una muy ligera capa que suavice el piso sin formar por esto lodazales.

En las encrucijadas de caminos de servidumbre particular o de Parroquia se echará suficiente piedra menuda que evite la formación de pantanos.

Se cortarán las guías de las zarzas y demás ramas que dirigiéndose al camino desde los muros o cerramientos de las heredades puedan incomodar a los transeúntes lo mismo las de cualquier árbol hasta que su altura exceda un poco a la de una persona a caballo o un carro con su carga.

CAMINO DE TIERRA

CAMINO DE TIERRA

Podrá variarse algún tanto la dirección de las obras siempre que convenga mejorar el camino y no salgan perjuicios a los dueños de las tierras.

En el centro de los caminos donde por su terreno pantanoso tenga que contruírse alguna calzada se formará un lomo suave con cascajo cubierto de grava, barro y arena, dejando pendiente o declinación hacia los extremos para que las aguas corran por los lados del camino y no se estanquen en su centro.

Siempre es preferible en la dirección de los caminos un rodeo lateral en lo llano a subir y bajar cuestas considerables teniendo no obstante presente que las curvas y los ángulos siempre alargan las distancias y sólo son admisibles cuando son inevitables.

Para marcar un camino nuevo o ensanchar el que ya existe deben abrirse primero dos regueros o poner dos hileras de mojones que comprenda una faja determinada del ancho del camino.

Señalada esta faja se allana cuanto sea posible sus desigualdades notables rellenando los terrenos y hondonadas con la tierra de los altos cercanos que hayan de rebajarse. Estas no deben arreglarse sino que la primera capa, o sea la del fondo, no debe tener de grueso más que dos pies y hasta que no esté bien sentada a pisón no debe echarse la segunda capa así como no debe ponerse la tercera capa mientras que la anterior no esté bien apretada.

No todas las tierras son buenas para las diversas capas; Para la capa inferior las arcillosas y para la superior las arenas, cascajos y pizarras desmenuzadas. Por poco que se apisonen las primeras capas es conveniente no poner otras encima hasta que se sienten las anteriores con las lluvias o con la presión de su propio peso o el pisoteo de caballerías o carro.

Cuando la hondonada ha menester para cubrirla un terraplén muy levantado es mejor formalizar calzada. Para la construcción de ésta se forman una especia de encajonados que se rellenan, sea de una capa de arena cubierta con piedra hecha pedazos no mayores que huevos de gallinas, más bien esquinadas que redondas. Esta capa debe tener media cuarta de grueso en un término medio, algo más donde ha de formar lomo y algo menos donde remata en sus bordes laterales, oprimiéndola enseguida con un rodillo para que enclave en el suelo, se cubre con un manto que sólo levante un dedo de tierra tan suelta que ni aún las lluvias puedan hacer pegajosa y sentada también esta capa con el rodillo o pisoteándola bien en defecto de éste queda concluida la calzada. Para estar bien una calzada necesita que se le haga lomo, cunetas y desaguaderos y para conservarla después de hecha hay necesidad de tener cuidado en rellenar los hundimientos, tener limpias y corrientes las cunetas y extinguir los carriles tan pronto se manifiesten con alguna profundidad.

Dos circunstancias son necesarias para formar el piso de un camino: La calidad de tierra y la compresión de ella. La arena sea menuda y gruesa no tiene cohesión entre sí y más se desmenuza y se separa cuanto más se pisotea. Por eso la arena pura hace trabajoso el camino. Tampoco la arcilla pura es aparente pues por mucho que se apriete poca humedad basta para poner la superficie pegajosa y resbaladiza y sólo la mezcla de ambas con más arena que arcilla hacen un suelo muy firme. La tierra de pizarra que abunda mucho en este país es la mejor porque está compuesta por tierra caliza cuya mezcla es muy buena.

Si el suelo del camino fuera arcilloso bastará cubrirla con una capa proporcionada de tierra arenisca calizada o pizarrosa más si fuese un arenal echarle encima una capa de arcilla.

En los caminos, tengo entendido que el agua estancada es quien penetrándolos por encima o lateralmente los ablanda y descompone por eso deben quedar siempre alomados lo absolutamente indispensable para que discurran las aguas por uno y otro lado.

En las cuestas largas conviene hacer a trecho de veinte varas vertientes muy pandeadas que dejando el camino con suficiente inclinación hacia un lado derramen por allí el agua que suele venir corriendo por el camino abajo. Estas vertientes tienen el doble objeto de contener el ímpetu de las aguas que descienden.

En cualquier punto del camino donde el agua actúa se debe de rellenar inmediatamente de arenisca o bien de cascajo o escombros y exprimirlo bien hasta afirmarlo.

No puede lucir el trabajo si no se establece concierto en los obreros. Es preciso dividirlos en cuadrillas de diez o doce destinando cada una lo que según sus fuerzas y clase de trabajo al que estén acostumbrados sean más a propósito para una u otra de las operaciones que ofrecen los caminos. Estas se reducen a cavar tierra, conducirla, recoger y amontonar piedra menuda, descuajar y romper las peñas fuertes, transportarlas al lado del camino, desbaratar allí las que sean gordas y recoger los fragmentos. Extender las capas de tierra y de piedra de modo que formen lomo y en todos sus puntos tengan un grueso bien graduado, apisonarlas y por último abrir las cunetas y sus desaguaderos.

En muchas de estas operaciones pueden utilizarse las mujeres y los niños.

NIÑOS TRABAJANDO

NIÑOS TRABAJANDO

CORUÑA, 15 DE ENERO DE 1845

CUMPLASE.

(Está con una rúbrica abajo del cúmplase que entiendo es del Sr. Jefe Político por quien se halla sancionado este Reglamento.)

17

17

PARA SABER MÁS:

http://www.wikivia.org/wikivia/index.php/Los_caminos_del_siglo_XVIII

http://www.europeana.eu/portal/record/09407a/5F7E92DFB17FE1A7882E6703C25FACAF90FC8C5E.html

http://administracionpublica.com/los-caminos-publicos-municipales/

http://www.carreteros.org/legislaciona/antigua/1925_1949/vigilantes.htm

savonarolamiscelanea@mundo-r.com

Anuncios
Esta entrada fue publicada en mis documentos y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s